Ciudad

Historia de Pachacámac

A sólo 45 minutos, encontramos el último Valle Verde de Lima, que ofrece al visitante vivir una experiencia única. El distrito de Pachacámac conserva sus tradiciones y festividades religiosas, manteniendo una gran riqueza cultural que se manifiesta en sus danzas y costumbres. Sus atractivos Turísticos y su exquisita cocina que congrega a los mejores restaurantes, hacen a Pachacámac un excelente destino Turístico y Gastronómico.

Podemos iniciar el día visitando el Santuario Arqueológico de Pachacámac donde se pueden apreciar el legado arqueológico, como el Templo del Sol y el Acllahuasi sin olvidarse de visitar el Museo de Sitio.

Ingresando al Valle tenemos increíbles recorridos por las hermosas comunidades rurales de Quebrada Verde con su caminata por el Circuito Eco Turístico de Lomas de Lúcumo; Cardal con su recorrido místico por el Pan de Azúcar, la Piedra del Amor y el Manantial de la Juventud, pero eso no es todo… también encontrarás el sendero de los Templos Prehispánicos, imagínate recorrer los lugares por donde caminaron los antiguos pobladores y visitar los vestigios arqueológicos de Pampa Flores, Pacae Redondo y Tambo Inga, finalizando, en Santa Rosa de Malpaso donde tendrá una experiencia de campo inolvidable!.

Pero para los más avezados Pachacámac es el lugar ideal para practicar deportes de aventura como escalada en roca, rapell, ciclismo de montaña y más… esto es ¡Vive Pachacámac!

Pachacámac, Valle Sagrado de Lima, es el único valle costeño próximo a Lima que conserva una verde campiña rodeada de hermosas lomas que se visten de verdor a partir del mes de julio. Ofrece a la creciente urbe de Lima un clima especial, libre de la contaminación de la ciudad. Pachacámac, cuyo nombre fue el que llevó el Dios más representativo de la costa Peruana, mantiene tradiciones y costumbres de pueblo provinciano. Se puede apreciar todavía viviendas de adobe quincha y caña, huellas de nuestros antepasados.

En Pachacámac podrán encontrar diversos restaurantes campestres y turísticos con una gran variedad de exquisitos potajes, desde comida criolla, parrillas, pollo a la leña y por supuesto la tradicional Huatia Pachacamina, hasta platos Gourmet para los paladares más exigentes.